Foro de la cineteca

124

▲ Fotograma de la película El piso del viento, del cineasta argentino Gustavo Fontán.Foto

C

asa tomada. Un espacio doméstico como detonador de recuerdos y experiencias sensoriales muy diversas, como cruce de coordenadas temporales y revelador de relación del ser humano con el mundo de los objetos, como lugar de convivencia y también de posibles desencuentros. Esta inquietud no es del todo nueva en el trabajo artístico del cineasta argentino Gustavo Fontán. Estaba ya presente en La casa (2012), el filme que cerraba una trilogía integrada por El árbol (2006) y Elegía de abril (2010), y que exploraba los fantasmas familiares en el domicilio paterno del director, el cual, a punto de ser demolido, invitaba a una reflexión melancólica sobre el paso del tiempo. Lo que hoy proponen Fontán y la escritora y guionista Gloria Peirano en El piso del viento (2021) es más sugerente aún. En esta primera colaboración juntos en el terreno de la dirección, han diseñado una serie de viñetas narrativas que muestran a varios personajes que visitan, cada uno por separado, el departamento vacío, todo pintado de blanco, que una pareja ha elegido para vivir.

Se trata de registrar las primeras reacciones de estos vistantes, su manera de valorar el espacio e imaginar cómo podrían habitarlo, integrarse a él (luminosidad y amplitud, orientación y armonía con el espacio exterior), pero sobre todo ver cómo permite a cada uno conectar por medio de él con experiencias y estímulos sensoriales muy personales que reúnen el presente y el pasado. El espacio doméstico vacío se transforma así en una suerte de pequeño hangar abandonado donde es posible recapitular viejas experiencias (algunas íntimas, familiares o amorosas, otras de carácter político y social, como la evocación de una marcha bajo la dictadura castrense), y tomar vuelo desde ahí hacia derroteros nuevos. El departamento vacío, una ventana al futuro. Importa señalar que la película, concebida antes de la pandemia, aunque completada en aquel duro momento de puertas cerradas, ofrece un interesante contraste entre un espacio intramuros y el mundo exterior que desde allí se evoca, propiciando con ello el ejercicio de la memoria, obligando también en ocasiones a una necesidad de olvido.

Es notable el trabajo de edición de Gustavo Schiaffino y su manera sutil de ordenar y dar cauce coherente al flujo de voces diversas en este documental de originalidad incontestable. El pulso vital de la cotidianeidad bonaerense, el peso mismo de una historia política no enterrada, los amores muertos y los nonatos, la presencia abrumadora de nuevos fantasmas y viejos recuerdos, todo ello coexiste y se acumula en este blanquísimo espacio engañosamente vacío.

Se exhibe en la sala 8 de la Cineteca Nacional a las 12:45 y 18:15 horas.

Twitter: @CarlosBonfil1

DERECHOS DE AUTOR
Este contenido pertenece a su autor original y fue recopilado de la página:
https://www.jornada.com.mx/2023/07/07/opinion/a08o1esp?partner=rss

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Saber más