Las aerolíneas están considerando opciones que van desde un gran congelador que se enchufa a la red eléctrica y que puede costar lo mismo que un automóvil pequeño, hasta un contenedor de varias capas que utiliza nitrógeno líquido para enviar vacunas que requieren congelamiento.