Los planes muestran cómo se está ajustando Biden a una transición marcada por una tensión histórica. No parece que Trump vaya a facilitar próximamente un traspaso pacífico de poder, de modo que Biden y su equipo están buscando opciones para prepararse como mejor puedan para los desafíos que afrontarán en cuanto asuma el gobierno en enero.