Decenas de millones de personas están confinadas mientras algunas ciudades del norte someten a pruebas de coronavirus a su población, ante la preocupación de que las infecciones no detectadas puedan propagarse rápidamente durante la celebración del Año Nuevo Lunar, que tiene lugar en pocas semanas.