Al inicio de su audiencia semanal, Francisco volvió a disculparse por no poder bajar a saludar a los fieles, apuntando que eso crearía una multitud a su alrededor.