La fiscalía del Este de Nueva York cuenta con uno de los equipos legales más temido en EU, especializados en crimen organizado y que en los últimos 30 años lleva un registro caso imbatible contra los capos mexicanos.