Aún está por verse cómo se tomarán los socios del G-7 los pedidos de Biden para una mayor cooperación internacional para la distribución de las vacunas, dado que Estados Unidos se rehusó a participar en la iniciativa durante el gobierno de Trump y que cada vez hay más solicitudes para que el gobierno de Biden distribuya en el extranjero algunas vacunas producidas en territorio estadounidense.