Topadoras y camiones que repartían sal trabajaban en el centro de Atenas en un esfuerzo por mantenerlas abiertas al tráfico pese a la nieve que comenzó a caer el lunes por la noche.